12 avril 2010

travesías

Entre y después de la lectura de Dublinesca, se atravesaron muchas cosas y de pronto, hoy, parece muy tarde, muy déjà vu colgar una reseña; pero no me importa y muy probablemente lo haga. Una de aquellas cosas que se atravesaron fue el mundo de Agnès Varda. No conocía su cine y además de haber tenido la oportunidad de remediar aquello viendo media docena de sus pelis, pude saludarla personalmente y charlar con ella en el ciclo organizado por  la Cineteca Nacional. Incluso, conseguí que me firmara el boleto de "Sin techo ni ley"... [Lire la suite]