15 janvier 2010

El aroma de los tulipanes

No es para nada un secreto que siempre he querido tener un salón de té o una florería. Todo el mundo lo sabe. El té y las flores son dos de las cosas más delicadas que conozco. Hoy, mientras inspeccionaba olfativamente a un tulipan, tuve la impresión de que su olor era idéntico al de ese discreto vapor que sale cuando uno abre una castaña y me pregunté por qué si los tulipanes huelen a nuez, los persas y los otomanos no tomaron en cuenta este dato, que ahora me parece eminente, a la hora de llamarlos"dulband" y luego... [Lire la suite]