Estuve a finales de mayo en Sevilla. Mi primera visita fue a una librería, que busqué previamente en google maps. Mi criterio principal de búsqueda fue que estuviera en el centro sobre una calle famosa y con algunos comercios de prestigio; pensé que eso sería gaje de librería quizá antigua y en todo caso, de buena calidad. Vi algunos comentarios de los clientes diciendo que ahí daban muy buen consejo y orientaban muy bien al lector. Vamos, que Vila-Matas es un autor muy conocido y su libro Impón tu suerte recién había salido (Círculo de Tiza, mayo 2018) de modo que me parecía lo más banal del mundo comprar un libro suyo en una librería de una ciudad española.

La librería en cuestión es enorme, aunque me dio la impresión de que mucho del espacio estaba desaprovechado. Me acerqué a un vendedor y le pregunté si tenía el libro. No le sonaba, así que fue a buscarlo en su base de datos. Le dije que estaba editado en Círculo de Tiza e hizo una cara como si le hablara en chino. Encontró el libro en la base de datos y se quedó mirando su pantalla algunos minutos. Dijo que no lo tenían. Le pregunté si lo podía encargar porque estaría en la ciudad toda la semana. Me dijo que no se podía porque ellos no distribuían editoriales "menores" o muy "alternativas". Luego agregó: "¡No sé quién distribuya a estos del Círculo de Tiza ni qué mosca le haya picado a Vila-Matas para autoeditarse!" En ese momento me pareció la cosa más genial del mundo y le dije: "Pues es EVM, se trata seguramente de un acto artístico su autoedición; ya ve que es muy excéntrico". Me dio la dirección de otra librería donde me aseguró que sí lo tenían. 

Así que al día siguiente fui a la librería Reguera, que es una librería como uno, como yo lo entiendo: de un tamaño más humano y con una buena selección de libros, pero sobre todo, con un librero de profesión. Me acerqué a pedirle el libro, que en efecto, sí tenía en existencia y le conté mi visita a la otra librería. Soltó una tímida carcajada y me dijo que para nada se trataba de una autoedición y que Círculo de Tiza era una editorial muy seria y prestigiosa. Nos reímos juntos de aquel  vendedor casi como si brindaramos a su salud por esa desfachatez y esa suerte de ignorancia feliz que lo hacía lamentarse de la autoedición de Vila-Matas como si se tratara del más excéntrico capricho de Marie-Antoinette o la pérdida de cordura del escritor.

 

 

impon tu suerte tren cadiz

Impón tu suerte, mayo 2018 en un tren rumbo a Cádiz