El mejor destino para unas muy ácidas fresas de Marruecos fue sin duda un agua de fresa porque uno puede permitir que los limones sean demasiado ácidos— en ellos puede ser una cualidad—, incluso las naranjas o las mandarinas, pero de las fresas se espera que sean suaves, no muy grandes y sobre todo, dulces. Fue así como rescaté tres cuellos para la Rana René este mediodía:

 

kermit by karlatone

 

Aprovecho la ocasión para enlazar este video amateur que pone a los muppets a cantar a LCD Sound System:

 

 

*En la próxima entrada será el turno del lulo, la fruta más ácida que conozco y que descubrí en Colombia en 2012.