Poco sabe la gente de la vida de los libros, acaso Giulia Alberico sea quien haya hecho la observación más atinada sobre la vida privada de éstos desde el título de su exquisita obra Los libros son tímidos (Periférica, 2011). 

Es cierto que son timidísimos, aunque los propios suelen tener menos pudor frente a uno. Fue así como hace unos minutos pude tomar esta fotografía de Cuando la nieve caiga en el Mediterráneo en su casa tomando el té:

 

Cuando la nieve caiga en el Mediterráneo

 

Eso sí, tan pronto terminó su taza, se fue a trabajar.