Ayer en la noche se sumó un nuevo regalo al pie del árbol, uno cuya envoltura es simbólica o digámoslo de una vez, descarada: un listón de lana verde y una pequeña tarjeta roja con puntos:

fuera de aquí 1

 

Todo indicaría que ese libro es para mí, pero al reverso se lee:

 

fuera de aquí 2

 

Aunque lo más molesto de todo es que todavía falta una semana para poder "abrirlo". Es por eso que desde esta madrugada practico una suerte de lectura-Sísifo porque lo hago a escondidas y cuando termino el fragmento que decido leer, vuelvo a colocar el listón y la tarjeta...