ardilla_k

Ardilla en bebedero público en Ottawa en mi primera visita a esa ciudad (segunda semana de junio).

 

Aunque no leo el alemán, Rilke es uno de mis poetas favoritos y lo he leído en traducciones al francés, español e inglés. Hoy, por casualidad—como se encuentra todo lo bello en la vida— di con este breve artículo: "Cómo escribir y cómo no escribir poesíaUna Premio Nobel te lo explicay aunque todo es magnífico, me quedé dando vueltas, en bucle como ciclo de lavadora en el siguiente aparatado:

 

"Para Michal, en Nowy Targ

Rilke advirtió a los jóvenes poetas que los temas majestuosos son difíciles y exigen una gran madurez artística. Les aconsejó escribir sobre lo que observan en torno a ellos y cómo viven cada día; sobre lo que se ha perdido y lo que se ha encontrado. Los animaba a utilizar lo que estaba a su alrededor como herramienta para desarrollar su arte; imágenes de los sueños, objetos del recuerdo. 'Si la vida diaria te parece pobre –escribió–, no la culpes. La culpa es tuya. No eres tan buen poeta como para percatarte de su riqueza'. Este consejo te puede parecer superfluo y estúpido. Por eso sustentamos nuestro argumento con uno de los poetas más esotéricos del mundo de la literatura. ¡Observa cómo alaba las cosas ordinarias!"- Wislawa Symborska.

 

Clap, clap, clap.

 

Atentamente,


Karlatone, (fascinación descomunal por la vida cotidiana

y los detalles banales).

 

Pd.