La semana pasada ideé una técnica para trabajar sin distraerme (tanto). Mi lugar de trabajo ya se había hecho un poco monótono, así que decidí cambiar de habitación y utilizar la fuerza de mi imaginación. Todo lo necesario para esta operación (en caso de que usted guste repetirla) es:

 

a) Dos trozos de papel (rectangular, de preferencia).

b) Un marcador, pluma o lápiz.

c) Cinta adhesiva

d) Una fuerte imaginación

 

Salí de la habitación donde trabajo y me di cuenta de que el comedor tenía buena entrada de luz y la amplitud del espacio me agradaba (además que están los bellos y grandes cuadros de E., porque es un bistrot-atelier). Decidí que ese lugar podía funcionar como bistrot a la hora de comer (desayuno y cena también), pero que también podía ser una oficina. Probé un día y me gustó.

 

limonada_valburger_michaux

Pero para que la cosa fuera realmente formal, decidí instalar este sistema:

1. Cuando como ahí, cuelgo este letrero: "Bistrot"

P1010004

2. Cuando voy a trabajar, sólo le doy la vuelta y al reverso se lee:

bureau

 

Me ha funcionado perfectamente, así que si usted sufre del mismo problema, pegue sus letreros, pero sobre todo: imagine que en efecto, son lugares muy distintos entre sí, aunque parezcan el mismo.

 

☛ Ah, y una pequeña noticia (que me hizo muy feliz cuando la recibí): Premio Vasconcelos.

***Actualización de último momento (9/05/2011):

♥ La errata más bonita del mundo (ver con atención el pie de foto): Escribí la traducción portuguesa de la Historia abreviada de la literatura portátil! :-)