Ustedes no lo sabían, pero mientras en la Provence llevaba a cabo mi "reintegración del pasado", recibí la Constatación brutal del presente de Javier Avilés y lo leí sobre todo, en el aire. Lo empecé a leer en el cielo de Marsella a Lisboa y luego de Marsella a París y luego de París a México.

DSC03470

 

En tierra firme también lo leí, sobre todo los fragmentos finales. Es una bomba, es ultraviolento (trastoca y revoluciona tu cabeza cuando lo lees). Propondría como la banda sonora de este libro el siguiente tema:

 

Hay ya muchas reseñas, algunas más eruditas que otras, pero eso no me impedirá seguir redactando la mía. Es lo siguiente que pondré en este blog (o quizá en otro lado también), pero ya les digo que tienen que correr a buscar Constatación brutal del presente de Javier Avilés editado por Libros del Silencio, 2011.