La primera vez que leí la inscripción latina fortis imaginatio generat casum fue en la versión francesa de Doctor Pasavento (Docteur Pasavento) recién traducida en febrero de 2006 por André Gabastou, uno de los más grandes traductores literarios franceses como lo ilustran algunos extractos que he seleccionado:

Como se sabe, Michel de Montaigne escribió sus libros en lo alto de una torre anexa a su castillo cercano a Burdeos.

 

(P 11, 19-21)

Comme chacun sait, Michel de Montaigne écrivit ses livres en haut d´une tour attenante à son château situé près de Bordeaux.

(P. 9,20-p.10-1)

 

Allí inventó el ensayo, ese género literario que con el tiempo iría ligado a la construcción de la subjetividad moderna...

 

(p. 11, 22-p.12, 2).

Il y inventa l´essai, ce genre littéraire qui, avec le temps, serait lié à construction de la subjectivité moderne…

 

(p.10, 3-4)

 

Le miré para volver a contestarle y entonces vi que había dejado de ser Dios para volver a ser la persona que me acompañaba

 

(p. 12, 31-33).

Je l´ai regardé pour lui répondre de nouveau et j´ai alors vu qu´il avait déjà cessé d´être Dieu pour redevenir la personne qui m´accompagnait.

 

(p. 11, 1-3)


Fue en Vila-Matas y no en el capítulo XXI de los Ensayos de Montaigne. La frase me causó una fascinación enorme. Años después me hice un sello con dicha inscripción. Hace poco escribí un breve ensayo que tiene como título "Fortis imaginatio generat casum" y lo leeré hoy a las 19:00hrs en la sala Adamo Boari del Palacio de Bellas Artes en el ciclo "Nuevas voces de la literatura mexicana". Que sea esto una invitación a perderse en los confines de la fuerza de la imaginación, pues.

flyer