Este mediodía recibí un correo electrónico de una amiga entrañable, Liliana Pedroza, quien después de una caminata por Madrid, estaba exhausta, pero por alguna inexplicable razón decidió asomarse a los stands de la Feria del libro de Madrid (digo "inexplicable", no porque no le guste leer, sino porque no tenía planeado ir esta tarde). Me escribe que pensó en mí: en unas líneas que me escribiría y luego, casi al instante tuvo lugar una magnífica coincidencia: en el siguiente stand estaba Enrique Vila-Matas.

Se acercó y compró Dublinesca. Luego habló con él y la citaré en este momento: "Y hablamos de ti. Un poco de México y otro poco de ti. Breve, pero feliz. ¿Qué cosa son las casualidades sino momentos luminosos como éste?". Entonces pude leer la siguiente dedicatoria en la fotografía que me adjuntó: "Para Liliana Pedroza con un abrazo para Karlatone de EVM". Además de ponerme muy alegre al recibir ese abrazo, me emocionó estar frente a este novísimo tipo de dedicatorias cruzadas o diría yo "enriquecidas":

 

Madrid_027

 

Esto es un abrazo.

*

7 de junio, 0:16hrs

Erratita: La transcripción de la dedicatoria que hice líneas arriba está equivocada. En realidad dice: "Para Liliana Pedroza con un abrazo akarlatonado" según me dice EVM, quien me explicó: "Ha nacido un nuevo adjetivo: ¡akarlatonado!".