Acaso harán tres meses desde que perdí mis tarjetas del metro y metrobús con bastante crédito en viajes (¿o me las robaron?). Desde entonces, sólo repuse la del metrobús y compraba tickets de metro. Sin embargo, ahora, en mi nuevo vecindario uso mucho el metro. Vivo, es más, a cuadra y media de una estación, así que hoy compré una nueva tarjeta de metro, pero decidí que iba a ponerle mi nombre y alguna forma de contacto en caso de pérdida o robo. Si me la roban, al menos me recordarán cada que la usen porque verán, aunque no lo quieran, mi nombre. Karla Olvera se les hará una cosa insoportable, algo que preferirían no ver. He imaginado al ladrón tachoneando la tarjeta, borrándole con acetona mi nombre o incluso, al borde de la histeria, rompiéndola.


metro

Por si las moscas, también le puse mi marca de propiedad a mi tarjeta de metrobús:

metrobus

Después anduve por ahi, haciendo galletas de nata. La verdad es que sólo quería hacer tres, pero luego salían y salían como si fueran un pequeño e insistente ejército de osos de nata:


galletas_ositos


Pero, si tuviera que confesar lo que verdaderamente me quita el sueño estos días, diría que eso es encontrar una casa para siempre   para mis timbres, un buen álbum de filatelia, pero no sé dónde buscarlo.


timbres_karlatone

Aparte de eso, nada. Sólo dátiles en la boca y Un médico rural y otros relatos pequeños en la imaginación.