antena_radio

Esta noche, en el Felina -a dos cuadras de casa- conversé con un chico que se dedica y se apasiona creando radios piratas. Me contó (emocionadísimo) que una vez había conseguido una antena de 160 metros.  Lo que entendí es que  él junto con su equipo (proveniente de estratos sociales sumamente desfavorecidos, según me dijo) logran colocar señales de radio en frecuencias radiofónicas disponibles. Le pregunté que qué lo había motivado a hacer eso y me dijo que todo empezó porque a él le gusta hablar mucho y se dio a la tarea de buscar espacios donde pudiera decir todo lo que quisiera.

Me parece una suerte de terrorismo poético. Finalmente, su auditorio se compone de aquellos curiosos que cambian de frecuencia a la hora de los comerciales o de radioescuchas aficionados a cazar frecuencias piratas.

Espero pronto poder hacer una intervención en alguna radio pirata del DF. Mientras tanto, invito a toda la gente a buscar entre el 92 y 94.7 de FM en la Ciudad de México una de las radios piratas con más señal que existe.