Hace varios meses escribí una reseña de Exploradores del abismo (Anagrama, 2007). A final de cuentas ya no la publiqué. La pongo aquí por si alguien dudaba en leer o no ese libro. Es buenísimo. Todavía no termino de leer el Dietario Voluble, pues me acerco a él en absoluta calma por las tardes, resguardándome de la lluvia con un té, frente a la ventana vibrante por las gotas de agua.

portada_exploradores_del_abismo

Los exploradores livianos de Vila-Matas

“Cada vez que abro la puerta del pensamiento me enfrento a un nuevo abismo, por eso, tengo la necesidad constante de estar imaginando e inventando para alargar el tiempo antes de volver a encontrarme con ese abismo”.

Raymond Queneau

Exploradores del abismo (Anagrama, 2007) marca una ruptura respecto a la trilogía de novelas que lo anteceden: Bartleby y compañía – El Mal de Montano – Doctor Pasavento al tratarse de un libro de relatos, que según su autor, reflejan la liviandad con la que ahora se pasea por la vida. Físicamente, Enrique Vila-Matas es más ligero que cuando escribió Doctor Pasavento y en cuanto a sus instrumentos para escribir, es destacable el hecho de que le tomó cariño al lápiz por encontrarlo más discreto y más volátil que la tinta o el procesador de textos.

            Le bastaron diecisiete historias, un prólogo y un pequeño epílogo para armar un libro indispensable para todos aquellos lectores ávidos de novedad, despliegue de estilo, elegante sentido del humor y ese je ne sais quoi completamente vila-matiano que consiste en esfumar majestuosamente los bordes de la realidad y la ficción hasta el punto de hacernos creer que ambas cosas siempre fueron siamesas.

            Algunos de los exploradores del abismo que se encuentran en el libro son: un ladrón de frases del autobús 24 de Barcelona, un vila-matas (de entre los tantos que existen) tratando de salir del estilo metaliterario, un autista enamorado de Kumiko Duvidú, María Turner (personaje de Paul Auster inspirado en Sophie Calle), Rita Malú (imitadora marsellesa de Sophie Calle), Sophie Calle como Sophie Calle, Isabelle Dumarchey a quien una gitana le había pronosticado que moriría sedienta y de pie en un día lluvioso, entre otros.

            El cuento más largo es Porque ella no lo pidió, texto que responde a una colaboración con Sophie Calle -artista plástica francesa-. La Calle le pidió que escribiera una historia y luego ella se dedicaría a representarla, mejor aún, a vivirla en carne propia. Porque ella no lo pidió se subdivide en tres historias: El viaje de Rita Malú, No juegues conmigo y  El embrollo mismo. En realidad El viaje de Rita Malú es la historia que Vila-Matas escribió para Sophie Calle y en conjunto, las tres historias representan uno de los trabajos más profundamente vila-matianos posibles existentes.

            Otro cuento jasídico, es una cita de Franz Kafka de nueve líneas transformada en mini cuento por la magia del título que Vila-Matas le dio. Esta manía por jugar todo el tiempo con las citas se debe a la creencia vila-matiana de que uno siempre escribe después de otros y que los que no citan no hacen mas que repetir pero sin saberlo ni desearlo. Básicamente, modificando las citas, busca ampliar el sentido de éstas a través de una “poética de la simulación” y colocándolas en contextos insólitos.

Cada uno de los relatos incluidos en el libro está lleno de giros inesperados y gratísimas sorpresas. Cuando uno lee Exploradores del abismo, lee muchos libros en uno porque cada cuento es magistral y cada historia cobra vida propia sin opacar a las demás. Todas penetran en el abismo pero no de manera trágica ni fatal, sino como buzos que lo documentan y vuelven a emerger a la superficie más ligeros y  renovados. Repito, es un libro indispensable para los bibliófilos enamorados de la más auténtica literatura que balancea lo intelectual y lo creativo en su pluma (o lápiz) y también una magnífica iniciación para aquellos que todavía no han leído nada de este magnífico autor catalán.

Nota. El pasado 5 de junio de 2008 recibió por parte del Instituto Iberoamericano de Finlandia el Luonnotar, máximo reconocimiento para los creadores, que porta el nombre de la mítica diosa finlandesa que emergió de las profundidades del mar y lo creó todo.

*blog: http://karlatone.vientopm.com.mx (ya sirve otra vez...ahora tengo dos blogs, jajaja)

Karla Olvera alias "karlatone" *